miércoles, 23 de marzo de 2016

MIÉRCOLES SANTO


El Señor Dios me ha dado una lengua de discípulo; para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los discípulos. El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Mi defensor está cerca, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos. ¿Quién me acusará? Que se acerque. Mirad, el Señor Dios me ayuda, ¿quién me condenará?

Isaías 50, 4-9a

martes, 22 de marzo de 2016

MARTES SANTO


Escuchadme, islas; atended, pueblos lejanos: El Señor me llamó desde el vientre materno, de las entrañas de mi madre, y pronunció mi nombre. Hizo de mi boca una espada afilada, me escondió en la sombra de su mano; me hizo flecha bruñida, me guardó en su aljaba y me dijo: “Tú eres mi siervo, Israel, por medio de ti me glorificaré”. Y yo pensaba: “En vano me he cansado, en viento y en nada he gastado mis fuerzas”. En realidad el Señor defendía mi causa, mi recompensa la custodiaba Dios. Y ahora dice el Señor, el que me formó desde el vientre como siervo suyo, para que le devolviese a Jacob, para que le reuniera a Israel; he sido glorificado a los ojos de Dios. Y mi Dios era mi fuerza: “Es poco que seas mi siervo para restablecer las tribus de Jacob y traer de vuelta a los supervivientes de Israel. Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra”.
Isaías 49, 1-6

lunes, 21 de marzo de 2016

LUNES SANTO


Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: “¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?”. Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa, se llevaba de lo que iban echando. Jesús dijo: “Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tenéis”. Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.
Jn. 12, 1-11

sábado, 19 de marzo de 2016

JOSÉ DE NAZARET


Hemos escuchado […] que “José hizo lo que el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer” (Mt 1,24). En estas palabras se encierra ya la misión que Dios confía a José, la de ser custos, custodio. Custodio ¿de quién? De María y Jesús; pero es una custodia que se alarga luego a la Iglesia […]
¿Cómo ejerce José esta custodia? Con discreción, con humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad total, aun cuando no comprende. Desde su matrimonio con María hasta el episodio de Jesús en el Templo de Jerusalén a los doce años, acompaña en todo momento con esmero y amor. Está junto a María, su esposa, tanto en los momentos serenos de la vida como en los difíciles, en el viaje a Belén para el censo y en las horas temblorosas y gozosas del parto; en el momento dramático de la huida a Egipto y en la afanosa búsqueda de su hijo en el Templo; y después en la vida cotidiana en la casa de Nazaret, en el taller donde enseñó el oficio a Jesús.
¿Cómo vive José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia? Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio […] José es “custodio” porque sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y precisamente por eso es más sensible aún a las personas que se le han confiado, sabe cómo leer con realismo los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas. En él, queridos amigos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad, con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo. Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, para salvaguardar la creación […]
Papa Francisco (19 de marzo de 2013, Misa de inauguración de su Ministerio)

miércoles, 16 de marzo de 2016

ANTE EL ACUERDO ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y TURQUÍA


Ante la situación producida por el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea respecto a los refugiados por la guerra de Siria, queremos difundir la posición del Consejo y del Equipo de Migraciones de CVX en España.

Por ello, os animamos a leer elmanifiesto aprobado por el Consejo, y os proponemos que apoyéis y deis difusión a la campaña de recogida de firmas que se está promoviendo desde las entidades de Iglesia, entre las que se encuentra la Compañía. 

lunes, 14 de marzo de 2016

SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO A NADIE


Sí, sí, a nadie. No hay persona en el mundo sin remedio, sin posibilidad, sin futuro. ¡Nadie! … Qué fácilmente juzgamos, qué fácilmente opinamos, criticamos, acusamos… ¿Acaso el juicio y la condena no es una de las formas más terribles de dar por perdido a alguien? Y más aún cuando la condena es gratuita, sin “juicio justo”, sin escuchar, sin intención de salvar nada ni nadie.
El cuarto domingo de cuaresma nos recuerda lo importante que es ir por la vida sin tirar piedras a nadie. Una vez que has “dado”, podrás pedir perdón en el mejor de los casos, pero  qué difícil es que esa persona se rehaga y restituya su nombre, su dignidad, su confianza… No tiremos piedras. Demos oportunidades. ¡Escuchemos! Más aún: no sólo no demos por perdido sino que busquemos cómo buscaba el padre al hijo pródigo, el buen pastor a su oveja o la mujer su moneda preciosa. A cada uno de nosotros Jesús nos dice claramente que no nos condena. Hagamos lo mismo. Practiquemos este sano deporte de evitar el juicio fácil, por adelantado. No demos por perdida a ninguna persona. Nunca.

jueves, 10 de marzo de 2016

SONRÍE Y NO DES POR PERDIDO NINGÚN REGRESO, NINGUNA RECONCILIACIÓN


La misericordia y el perdón se unen estrechamente, aunque no sea ni mucho menos su único significado. Pero sin duda, el perdón y la necesidad de perdonar forman parte del núcleo más íntimo del ser humano. Hay situaciones, personas, relaciones que nos parecen definitivamente perdidas. Nos han hecho tanto daño que no queremos saber nada de esa persona… o simplemente no quieren saber nada de nosotros: “Imposible la reconciliación con fulanito o menganita… me hirió profundamente… me pagó el bien con mal, me traicionó, me calumnió…” Y también al revés: “lo hice mal, fulanito o menganita no me lo perdonará jamás, no querrá mirarme a la cara nunca…”.
El cuarto domingo de Cuaresma nos trae la parábola del padre y los dos hermanos, el mayor y el menor. Como todo grupo humano, como toda familia, lleno de pequeños o grandes “nudos subterráneos” que cotidianamente pasan desapercibidos pero que con cualquier acontecimiento pueden despertar y ponernos frente a frente con lo que no hemos solucionado. El hijo mayor no había perdonado al pequeño. El padre no le había dado por perdido ni quería perder al mayor. El hijo menor creía que le habían dado por perdido pero aun así quiso intentarlo. No hay alegría mayor ni libertad más grande que perdonar y ser perdonado. Deshacer “nudos subterráneos” que nos traban el camino por dentro y por fuera. ¿Y si esta Cuaresma fuera el momento oportuno para esa reconciliación que ya habías dado por perdida?, ¿y si fuera el momento de iniciar algún camino de vuelta que tú mismo habías cerrado? No des por perdido ningún retorno, ninguna posibilidad… ¡éste es el tiempo oportuno!

lunes, 7 de marzo de 2016

PASCUA SALAMANCA 2016


Nuestra vida está llena de pequeñas decisiones, de momentos en los que todo lo que somos se pone a prueba, de decisiones que pueden llevarnos a vivir en la comodidad o a vivir en los límites, en los márgenes de nuestra sociedad. Jesús, con su Pasión, nos enseña a llevar la vida “al límite” del que ama hasta el extremo, y nos invita a vivir al límite de la esperanza, al límite de la vida.
La Pascua del Milagro, en Salamanca, es una Pascua dirigida a jóvenes profesionales y familias jóvenes (con o sin hijos) de entre 30 y 45 años que desean vivir estos días en clave de comunidad, adentrándose en la fe y experimentando cómo el Señor de la Pasión sale al encuentro de cada uno invitándonos a elegir una vida que lleva a vivir al límite, a vivir en los márgenes.
Los que se animen a venir se encontrarán con hermanos y hermanas que desean compartir la experiencia pascual; con momentos de oración y actividades para vivir con profundidad cada uno de los días de la Pasión. Si vienes compartirás, acompañarás, vivirás de cerca la devoción y el recogimiento propio de estos días y, sobre todo, celebrarás la fe con muchos otros.
Si tienes familia esta es también tu Pascua. Mientras tú rezas, compartes, celebras… los más pequeños podrán vivir y celebrar la Pascua junto a otros niños, con actividades propias de su edad.
Si tienes entre 30 y 45 años y quieres vivir la Pascua en el Milagro, escríbenos a pascuasalamancasj@gmail.com
Lugar de celebración: Centro de Espiritualidad Jesuitas Salamanca (Paseo de San Antonio 14)
Fechas: del miércoles 23 de marzo por la tarde (antes de cenar) hasta el domingo 27 de marzo, después de la comida
Edad: de 30 a 45 años
Precio: 55 € (niños 25 €)

viernes, 4 de marzo de 2016

24 HORAS PARA EL SEÑOR


La iniciativa “24 horas para el Señor”, a celebrarse durante el viernes y sábado que anteceden el IV domingo de Cuaresma, debe incrementarse en las Diócesis. Muchas personas están volviendo a acercarse al sacramento de la Reconciliación y entre ellas muchos jóvenes, quienes en una experiencia semejante suelen reencontrar el camino para volver al Señor, para vivir un momento de intensa oración y redescubrir el sentido de la propia vida” .
(Papa Francisco, Misericordiae Vultus, 18)

Con motivo del Año Jubilar de la Misericordia el Papa Francisco ha convocado de nuevo '24 horas para el Señor". Una jornada para la oración y la celebración del sacramento de la Penitencia. Secundando la invitación del Papa la diócesis de Salamanca ha preparado un amplio programa de actividades para vivir con intensidad las ’24 horas para el Señor’, que se van a celebrar los días 4 y 5 de marzo. Parroquias, Monasterios y Movimientos tanto de la ciudad como de los arciprestazgos rurales se suman a esta jornada.



jueves, 3 de marzo de 2016

BIENAVENTURADOS LOS MISERICORDIOSOS



Hoy jueves estamos invitados a disfrutar de la quinta Bienaventuranza en la charla de Adolfo Chércoles sj: "Bienaventurados los misericordiosos". A las 19 h. en el Salón Padre Basabe - Jesuitas (Paseo de San Antonio 14).

martes, 1 de marzo de 2016

HASTA MUY PRONTO, AMIGO


Haber conocido a Arturo ha sido un regalo: un ejemplo de sencillez, de profunda fe, de vida hecha para hacer más cordial la convivencia, de tener en la mente y en el corazón tantos nombres, de inmenso orgullo por sus compañeros jesuitas, por su Milagro de San José...
Nos llena de tristeza tu muerte, aunque sabemos que estás donde siempre has querido estar. Ruega por nosotros, amigo Arturo.

¿QUÉ ME DIRÁS?
¿Qué me dirás, Dios mío,
cuando llegue a tu presencia
y me encuentre frente a Ti?
“Ánimo, hijo,
te has portado”.
Yo me quedaré mudo,
porque llevaba preparada una explicación.
Tú me tomarás de la mano
y me enseñarás tu casa con todo detalle.
Patxi Loidi