miércoles, 30 de octubre de 2013

REZANDOVOY PARA NIÑOS Y NIÑAS


Rezandovoy para niños y niñas quiere ofrecer, periódicamente, oraciones preparadas pensando en chavales hasta 12 años; aun sabiendo que seguramente a niños más pequeños les servirán, y a los mayores de vez en cuando nos ayuda hacernos un poco niños. Son propuestas que pueden servir para un rato en familia, o para las aulas o catequesis. Con cada oración incluyen una ficha sencilla proponiendo algunas pistas para reforzar la oración, dando información sobre contenidos, las músicas y textos.

viernes, 25 de octubre de 2013

GRANDES CREYENTES: TERESA DE CALCUTA

Se habló mucho de ella… Ella habló mucho de Dios y de su amor.
Hueso duro de roer –como la definieron algunos–, defensora a ultranza de la doctrina católica, fundadora de la Congregación de las Misioneras de la Caridad, Madre de los Pobres, mujer con gran carisma, fenómeno mediático… consiguió que los pobres fueran tenidos en cuenta.
Nacida como Agnes Gonxha Bojaxhiu, decía: “de sangre, soy albanesa; de ciudadanía india; por fe, soy católica; por vocación, pertenezco al mundo y, por corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”.
Vino al mundo en Albania, en 1910. Desde pequeña sentía especial cariño por los pobres. Los testimonios de jesuitas misioneros en India despertaron en ella el deseo de entregarse allí. Ingresó en la Congregación de Nuestra Señora del Loreto y fue enviada a su país anhelado en 1929. Vivió allí el horror de la guerra, mientras ejercía como profesora de geografía. Trabajaba con chicas de buena posición social, pero no le eran ajenos la pobreza y el sufrimiento que otros padecían en la ciudad. De hecho sintió una nueva llamada: “Dios quería que yo fuera pobre y lo amara en las desgarradoras condiciones de los más pobres entre los pobres”.
Le fue concedida la exclaustración y tomó un nuevo hábito: un simple sari blanco con bordes azules, y la cruz del Rosario. Vivió en los barrios de chabolas de Calcuta, como una vagabunda. Pasó hambre, pidió y no le dieron, la echaban de algunos lugares… Dudó mucho, pero oraba incansablemente. Sólo así podía dar sentido al sufrimiento que acompañaba, compartía y sentía, en el servicio a los leprosos, los moribundos, los niños y niñas paupérrimos… “El que no sirve para servir, no sirve para vivir” y el servicio a veces rompe al encontrarse con la injusticia.
Confiaba plenamente en la Providencia. Si Dios lo quería, Él daría los medios. Nunca se consideraba autora de sus actos, sino instrumento en manos de Dios. Reconocía al crucificado en cada persona que sufría y a la que se acercaba en silencio, porque era el mismo Cristo sediento. Dios del mundo, Dios que sale del templo… Así lo descubrió dialogando con sabios hindúes, en la oración.
Teresa conversaba mucho con las demás hermanas, sobre el yo profundo, sobre la reencarnación, sobre cómo leer las religiones en clave ecuménica. Conocía a cada una como si fueran sus hijas, a pesar de todas las que eran ya repartidas por el mundo.
Fue criticada por aceptar dinero de jefes de estado que violaban los Derechos Humanos, por rechazar en aras a la humildad aquello que con tanto cariño le preparaban los que la acogían en sus viajes, por negarse a cualquier tipo de planificación familiar, más que la meramente natural... A veces se defendía; a veces callaba.
En su vida espiritual se hace patente la noche oscura, el silencio, el vacío de Dios. Había un claro distanciamiento entre ellos. No le siente, no se emociona. Quizá ya no le hiciera falta la fe, porque Dios se había hecho evidente; quizá era una respuesta de Dios al orgullo que podría haberla llevado hasta donde estaba… Permanecía con sus hermanas, en las oraciones, pero las palabras no tenían sentido. Le costaba en su soledad pero, sobre todo, le dolía en comunidad. ¿Quién le daría la fuerza, si todo era de Él? Le conmovían los recuerdos de instantes de plenitud. Dudaba de la obra y de haber llevado hasta allí a tantas personas. Con el tiempo, integró la noche como parte de su fe. Cristo continuaba en ella su agonía. Fueron 50 años de silencio de Dios.
En los últimos momentos de su vida, cuando los médicos se planteaban qué medidas tomar para evitar la muerte, decía: “Dejadme morir como los pobres a los que he servido”.
Murió en 1997 y fue beatificada por Juan Pablo II en el año 2003. Madre Teresa anunciaba que es preciso amar hasta el dolor y que si duele, es buena señal. Decía: “No deis sólo lo superfluo: dad vuestro corazón”. ¿Estoy dispuesto a vivir la radicalidad del amor? ¿Dejaré de medir y de preguntarme cuánto amar, para sólo cuestionarme cómo mejor amar? ¿Creo que esto es parte fundamental de mi fe en Jesús de Nazaret?

Muy recomendable leer Ven, sé mi luz. Las cartas privadas de ‘la Santa de Calcuta’, seleccionadas por el padre Brian Kolodiejchuk, postulador de la causa para la beatificación de Madre Teresa.

Tomado de Pastoralsj

lunes, 21 de octubre de 2013

LAS PIEDRAS QUE NOS HABLAN


“Las piedras que nos hablan: itinerario de fe por los monumentos de Salamanca” se inserta dentro de las actividades organizadas por la Compañía de Jesús en Salamanca, la Parroquia de El Milagro de San José y la Comunidad de Vida Cristiana (CVX en Salamanca) con motivo del Año de la Fe.
Queremos ofreceros un paseo diferente por las calles de Salamanca, mirando las piedras de nuestros monumentos y dejando que ellas nos hablen de la Fe que han ido transmitiendo a lo largo de los siglos a los miles de hombres y mujeres que han pasado ante ellas.
Esta experiencia está dirigida principalmente a universitarios y jóvenes profesionales, y existen plazas limitadas.
“Las piedras que nos hablan: itinerario de fe por los monumentos de Salamanca” tendrá lugar el domingo 27 de octubre de 2013 de 17 a 19 h.
¡Anímate, te esperamos! Puedes inscribirte a través de la página web o del código QR.

jueves, 17 de octubre de 2013

BODA DE ALMUDENA Y ANDRÉS

El próximo sábado 19 de octubre, a las 17:30 h. en la Parroquia del “Milagro de San José”, Andrés, compañero de Comunidad, y Almudena, se casan. Desde la CVX en Salamanca os deseamos lo mejor. Que seáis felices y que el Señor os siga bendiciendo como hasta ahora.
 


BENDICIÓN IRLANDESA

Que los caminos se abran a vuestro encuentro,
que el sol brille sobre vuestro rostro,
que la lluvia caiga suave sobre vuestros campos,
que el viento sople siempre a vuestra espalda.
Que guardéis en vuestro corazón, con gratitud,
el recuerdo precioso de las cosas buenas de la vida.
Que todo Don de Dios crezca en vosotros
y os ayude a llevar la alegría a los corazones de cuantos amáis.
Que vuestros ojos reflejen un brillo de amistad,
gracioso y generoso como el sol,
que sale entre las nubes y calienta el mar tranquilo.
Que la fuerza de Dios os mantenga firmes,
que los ojos de Dios os miren,
que los oídos de Dios os oigan
que la Palabra de Dios os hable,
que la mano de Dios os proteja,
y que Dios os tenga, y nos tenga a todos,
en la palma de su mano.

miércoles, 16 de octubre de 2013

NUEVO ASISTENTE DE LA CVX EN SALAMANCA

El P. Abel Toraño sj ha sido nombrado Asistente Eclesiástico de la CVX en Salamanca, tomando el relevo de Luis María García sj, que cambia de destino, tras seis años acompañando a nuestra comunidad.
Javier Cordera, presidente de la CVX en Salamanca, ha expresado su alegría ante este nombramiento, así como el agradecimiento por la labor realizada hasta ahora por Luis María. "Damos gracias al Señor por la colaboración y acompañamiento de la Compañía de Jesús, siempre cercana y sensible a las necesidades y la misión de la CVX".

jueves, 10 de octubre de 2013

GRANDES CREYENTES: GUSTAVO GUTIÉRREZ

Cuando Gustavo Gutiérrez fue galardonado en el año 2003 con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, el jurado resaltó “su preocupación por los sectores más desfavorecidos y por su independencia frente a presiones de todo signo, que han tratado de tergiversar su mensaje”.ç
Ordenado sacerdote en 1959, participa en la Asamblea de Medellín como consultor teológico del episcopado latinoamericano. Poseedor de varios doctorados honoris causa a sus espaldas, profesor universitario, fundador del Instituto Bartolomé de las Casas (Perú), Caballero de la Legión de Honor (Francia)…
Sin embargo, no es esta la huella a la que hace referencia João B. Libânio cuando habla de Gustavo Gutiérrez: “hay teólogos que dejan huella en la historia por la abundancia y el peso de su voluminosa obra. Hay otros que lo hacen, no por el valor, sino por la fuerza de su inspiración y por la originalidad intuitiva”. A este último grupo pertenece nuestro personaje.
Si algo ha marcado la vida y el pensamiento de Gustavo Gutiérrez es la realidad de su continente confrontada con el evangelio (el pobre con sus carencias y riquezas hizo irrupción en mi vida llega a afirmar); pues la pobreza no es una fatalidad, la pobreza no es un destino, es una condición; no es una desgracia, es una injusticia.
Será desde esa realidad –concretada en el sufrimiento del pueblo latinoamericano– de la que él es testigo, desde donde surge una nueva manera de hacer teología, la Teología de la Liberación. Una nueva manera de hablar de Dios, de la que Gustavo Gutiérrez es el ‘padre’, en donde el primer paso que se debe dar ha de ser el compromiso con la caridad, pues a Dios en primer lugar se le contempla al mismo tiempo que se pone en práctica su voluntad, su reino; sólo después se le piensa.
Es de esta manera cómo pensamiento y praxis van inseparablemente unidos en él, que no concibe su estar en el mundo y su quehacer teológico si este no mira a la realidad con el anhelo de querer transformarla. La teología es una reflexión sobre la fe y la fe lo que tiene que hacer es movilizar a las personas para cambiar. La teología no debe simplemente contentarse con mirar la realidad, debe aspirar a ser un hito del proceso en el que esta es cambiada.
Y para el cristiano ese proceso se asienta en un pilar, el seguimiento de Jesús, seguimiento que es compromiso personal pero que se engancha en una experiencia comunitaria, porque es realmente un pueblo el que se pone en camino respondiendo al mensaje pascual del evangelio en dónde el Resucitado invita a hacer discípulos a todos los pueblos (Mt 28, 19). Invitación universal para Gustavo, pero concretada en un Dios que ama con predilección a los pobres y los desheredados:
“La universalidad no sólo no se opone a esta preferencia, que –como dice la palabra– no es exclusividad, sino que la necesita para concretar su propio sentido. La preferencia, a su vez, encuentra su horizonte en la llamada que Dios dirige a todo ser humano. Esta doble exigencia de universalidad y preferencia es una provocación para la comunidad de los discípulos del Señor. Es el lugar explícito y auténtico de la que Juan XXIII llama ‘iglesia de los pobres’, como vocación de toda la Iglesia”. (De la presentación de su tesis doctoral)
“Iglesia de los pobres”. El papa Francisco ha puesto de nuevo sobre la mesa esta expresión al traer en los primeros pasos de su pontificado la realidad de tantos millones de personas de nuestro mundo, formulando el deseo de soñar juntos una Iglesia pobre y para los pobres. Gustavo Gutiérrez se hace eco de ello y nos coloca ante el gran reto de empezar a dar los primeros pasos:
“¿Estamos, como cristianos y como Iglesia, dispuestos a morir a nuestras propias ventajas y a ciertas consideraciones sociales por solidaridad con los más pobres, en los que encontramos a Jesucristo, muerto y resucitado por todos?”

Tomado de Pastoralsj


lunes, 7 de octubre de 2013

LAMPEDUSA


Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado, ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido.
Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando.
Acuérdate también, Padre, de nuestros hermanos que murieron en la paz de Cristo, y de todos los demás difuntos, cuya fe sólo tú conociste; admítelos a contemplar la luz de tu rostro y llévalos a la plenitud de la vida en la resurrección.

De la Plegaria Eucarística Vb