domingo, 31 de agosto de 2014

XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO


En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenia que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: “¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte”. Jesús se volvió y dijo a Pedro: “Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios”. Entonces dijo Jesús a sus discípulos: “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a si mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿0 qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta”.

Mt. 16, 21-27

domingo, 24 de agosto de 2014

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO


En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”. Ellos contestaron: “Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. Simón Pedro tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Jesús le respondió: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”. Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Mt. 16, 13-20

lunes, 18 de agosto de 2014

ROSTROS


En las próximas semanas iremos compartiendo lo vivido en la asamblea. Hoy os queremos ofrecer una sección llamada "Rostros", que nos acerca a las emociones y las personas que han trabajado, orado, compartido y vivido estos días en Salamanca.
Puedes verla en este enlace.

domingo, 17 de agosto de 2014

XX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO



En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: “Ten compasión de mi, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo”. Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: “Atiéndela, que viene detrás gritando”. Él les contestó: “Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel”. Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: “Señor, socórreme”. Él le contestó: “No está bien echar a los perros el pan de los hijos”. Pero ella repuso: “Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. Jesús le respondió: “Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas”. En aquel momento quedó curada su hija.

Mt. 15, 21-28

miércoles, 13 de agosto de 2014

GRACIAS, SEÑOR, POR TANTO BIEN RECIBIDO



Hace casi dos años, en Mota del Marqués, al terminar uno de los retiros de la CVX en Salamanca, alguien dejó caer una bomba: “¿Por qué no nos ofrecemos para acoger la próxima Asamblea nacional de la CVX en España?”. Aquella pregunta nos ilusionó a muchos, y comenzó un tiempo de pensar, soñar, hablar… hasta que al llegar el verano de 2013 el Consejo local nos planteó un tiempo de oración y discernimiento, para dar una respuesta al regreso de las vacaciones. Respuesta que nos lanzó de lleno a preparar la Asamblea.
Ha sido un año intenso, en el que hemos hecho comunidad al servicio de la Comunidad. Un año de reuniones, sueños, detalles, nervios… Pero por encima de todo, de mucha ilusión. 
Ahora que ya todo ha pasado y hemos vuelto a nuestras casas. Queremos dar las gracias a todos los que habéis pasado durante estos días por aquí. Gracias a todos los delegados, a los acompañantes, a los niños… Gracias a los voluntarios, colaboradores… Gracias al equipo de comunicación que nos ha mantenido tan bien informados, dejando lugar también para la sonrisa (y en muchas ocasiones la carcajada)… Gracias a los ponentes que han iluminado a toda la Comunidad durante estos días… Gracias a Mau, nuestro presidente mundial, por acompañarnos con su eterna sonrisa y su entusiasmo… Gracias (muchas gracias!!) al Consejo saliente por estos últimos cinco años y gracias al nuevo Consejo, por su disponibilidad para acompañar a la Comunidad durante este tiempo… Gracias a la CVX en Albacete y a la CVX Madre de Dios en Jerez de la Frontera por unirse a estos peregrinos… Podríamos seguir dando gracias y no acabaríamos nunca, porque el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. 
Desde la CVX en Salamanca queremos agradeceros por tanto compartido durante estos días. Hemos intentado hacerlo lo mejor que sabíamos, esperamos que así haya sido.
Nos seguiremos encontrando en las fronteras, porque allí es donde queremos que esté nuestra casa.


domingo, 10 de agosto de 2014

XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO


Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!”. Pedro le contestó: “Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua”. Él le dijo: “Ven”. Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: “Señor, sálvame”. En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: “¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?”. En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: “Realmente eres Hijo de Dios”.

Mt. 14, 22-23

domingo, 3 de agosto de 2014

ASAMBLEA NACIONAL CVX EN ESPAÑA


Después de meses de preparación, de orar, discernir, ilusionarnos, soñar… ya estamos celebrando nuestra Asamblea Nacional CVX en España.
Seis días para ponernos bajo la mirada misericordiosa del Señor, y desde ahí contemplar el Mundo y comprometernos para hacer que los hijos e hijas de Dios vivan dignamente según Su voluntad.
En Líbano acogimos la llamada a ir a las fronteras de nuestro Mundo y en Salamanca queremos concretar nuestras respuestas a los nuevos retos que supone servir en las fronteras.
Hoy comenzaremos nuestra Asamblea con una eucaristía presidida por D. Carlos López, Obispo de Salamanca, que queremos compartir con toda la comunidad de la Diócesis de Salamanca. Será a las 11:30 h. en la capilla de los Padres Paules.
Además de invitaros a que os unáis a nuestra oración, os animamos a que sigáis la asamblea a través de la red: en Facebook, Twitter (@cvx_e) y en el blog de CVX en España.

sábado, 2 de agosto de 2014

ORANDO POR LA ASAMBLEA NACIONAL CVX


En pocas horas comenzaremos a recibir a todos los que, de una manera u otra, participarán en la IX Asamblea Nacional de la CVX en España. Asamblea que tendrá lugar en Salamanca del 3 al 9 de agosto de 2014. En estas horas previas, os invitamos a que os unáis a nuestra oración para que en estos días sepamos buscar y hallar la voluntad de Dios para la CVX. Os proponemos esta oración, que es una adaptación de la oración por la Asamblea Mundial CVX que tuvo lugar en el Líbano en agosto de 2013:
Padre celestial, Tú nos has ofrecido a Jesús, tu hijo amado, y nos pides que lo escuchemos. En respuesta a este don, nosotros, miembros de la Comunidad de Vida Cristiana en España, nos comprometemos a seguir a Jesús más de cerca y trabajar con Él en la construcción de tu Reino.
Oh Señor, nuestra Asamblea Nacional en Salamanca es parte de una larga y rica historia que Tú nos has dado en herencia. Hoy tu Espíritu nos invita a estar presentes en las fronteras cambiantes de la fe y la justicia. Por intercesión de nuestra madre, Santa María de la Vega, de San Juan de Sahagún y San Ignacio, deseamos profundizar nuestra identidad y actuar más eficazmente como un cuerpo apostólico laical en la Iglesia. Que tu amor y gracia nos acompañen en este camino.
Dios todopoderoso, confiamos nuestra Asamblea Nacional CVX a tu amor y providencia. Padre eterno, confírmanos; Hijo eterno, confírmanos; Espíritu eterno, confírmanos; Trinidad Santa, confírmanos.
Amén