viernes, 7 de abril de 2017

XIV ESTACIÓN: JESÚS ES SEPULTADO

“Fue crucificado, muerto y sepultado...”. Este es el momento en el que humanamente creemos que todo se ha acabado, que el final ha llegado y que ya no hay esperanza. La muerte ha vencido.
Esto sucedió hace 2.000 años, pero hoy ¿somos conscientes de las veces en las que sepultamos a Dios en nuestra vida? ¿Tomamos conciencia de los momentos en los que escondemos a Dios con nuestras actitudes, con nuestras acciones, con nuestras omisiones?
Frente al sepulcro, sintiendo la ausencia, la soledad, el corazón desgarrado por tanto dolor, nos preguntamos: ¿qué hemos hecho por Cristo? ¿Damos razones de esperanza? ¿Somos sus manos y sus pies?
El sepulcro es la última etapa de Cristo en su vida terrena; es signo de su sacrificio total por nosotros y por nuestra salvación. Muy pronto este sepulcro se convertirá en símbolo de resurrección.
La piedra del sepulcro abierta, movida, nos recuerda que a pesar de creer que todo se ha acabado, siempre hay un mañana, una esperanza.
¿Somos signos de esperanza para otros? ¿Creemos en la resurrección? ¿Confiamos?

María Noel Lamelas y Tucho Fraga, CVX en A Coruña


No hay comentarios: