lunes, 7 de diciembre de 2015

SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO


Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos luces. El viejo tronco está rebrotando, florece el desierto… La humanidad entera se estremece, porque Dios se ha sembrado en nuestra carne. Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la Esperanza. ¡Ven pronto, Señor!

No hay comentarios: