viernes, 11 de diciembre de 2015

LAS DOS DIRECCIONES DEL ADVIENTO

En la vida hay cosas que son cíclicas. Se van, y vuelven con regularidad. Y otras cosas van hacia delante, lanzadas como una flecha. Por ejemplo. Cíclico es el paso de las estaciones, las cosechas, el calendario que vuelve con sus fechas fijas año tras año. Cíclico es también el baile de los estados de ánimo para muchas personas (nunca dura eternamente la alegría, ni la tristeza, la nostalgia, ni la diversión). Lineal es el paso del tiempo, que nos va haciendo más mayores –y más sabios–. Las relaciones personales van hacia delante, nacen, y después se van construyendo, cargándose de equipaje… Pues bien, el Adviento es también un tiempo de dos direcciones.


No hay comentarios: