lunes, 9 de marzo de 2015

UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA… REORDENAR


“Jesús sabía lo que hay dentro de cada persona”. Así terminaba el Evangelio de este domingo, tercero del tiempo de Cuaresma. Es la escena de los mercaderes del Templo, para muchos especialistas, la escena clave para comprender la Pasión y causa primera de su Crucifixión.
Sea como sea, es profundamente significativo: Sólo Él tiene una Palabra para entrar y poner orden, porque “conoce lo que hay dentro”. Dentro de ti, dentro de mi…
No sé cómo está de limpia tu habitación en este momento… o cómo tienes la mesa de ordenada… La cuestión es si dedicas, al menos, el mismo tiempo e interés a ordenar y hacer habitable tu espacio interior, tu “templo”, como dedicas a tu habitación o tu escritorio o tu bolso o tu cartera…
Al principio era el caos y el caos llenaba la tierra.
La presencia de Dios siempre ordena, siempre pone “cada cosa en su sitio”: a veces, conlleva látigo y derrumbar algunas mesas… otras veces implica separar la luz de las tinieblas o el agua de la tierra.
Es decir, implica discernir, separar y elegir.
Jesús no se enfrenta al Templo por capricho o para recriminarles, sino para embellecerles, para poner orden, para distinguir, para elegir. Para que no convirtamos el Templo (tu vida, tu cuerpo, tu espacio interior) en algo que no es. No es lo mismo un mercado que la casa de Dios… ¿verdad?
Pues, ¡adelante! ¡Tenemos una semana por delante para entrar de la mano de Jesús al Templo, a tu templo! Pídele que te ayude a distinguir, a poner orden, a elegir la belleza... Esa que nada ni nadie puede destruir. Porque reposa en Su palabra, no en la nuestra...

No hay comentarios: