jueves, 19 de marzo de 2015

JOSÉ DE NAZARET


Y tomé por abogado y señor al glorioso san José y me encomendé mucho a él. Vi claro que, tanto de esta necesidad como de otras mayores, de perder la fama y el alma, este padre y señor mío me libró mejor de lo que yo lo sabía pedir. No me acuerdo hasta hoy de haberle suplicado nada que no me lo haya concedido.
Teresa de Jesús [Libro de la Vida 6, 6]

No hay comentarios: