martes, 10 de diciembre de 2013

ALÉGRATE… PUES NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS

Nuestra compañera de comunidad, Nade, nos envía desde Chad, donde está con el Servicio Jesuita a Refugiados, este comentario al evangelio del segundo domingo de Adviento (Lc. 1, 26-38).

El año pasado tuve la suerte de viajar a Tierra Santa donde visitamos la Basílica de la Anunciación. Allí, en el silencio acogedor de una basílica imponente, se nos invitaba a rezar contemplando el fragmento que leemos esta semana en la Eucaristía. Al leer el texto, yo me imaginaba a la pobre María, una chica normal y corriente, en medio de sus tareas cotidianas; corriendo, quizás, de aquí para allá para hacer todos los recados del día… Una chica normal y corriente a la que, de repente, se le aparece un ángel para decirle: “Alégrate María, que he venido a complicarte un poco la vida”… Quiero decir: “Alégrate María, que vas a tener en tu vientre al Hijo de Dios”. Honestamente, por mucha fe que una tenga, una noticia como esta le tiene que dejar de piedra. María tenía ya su vida planeada de alguna manera; no olvidemos que estaba comprometida con José, un buen hombre con el que se casaría en breve, tendría una familia; tendría sus amigos, sus aficiones… todo iba bien, todo era normal. Y, de repente, el Señor pone patas arriba su vida haciéndole partícipe de una tarea que, aunque maravillosa, no está exenta de complicaciones: ¿cómo decírselo a su familia? ¿qué va a pensar José? ¿es que yo seré capaz de asumir una responsabilidad tan grande…?
En ese contexto, yo me pregunto: ¿de verdad puede uno alegrarse cuando le complican la vida de esa manera?
Salvando muy mucho las distancias, este pasaje del Evangelio me recuerda un poco al momento en el que me planteé en serio la posibilidad de venirme a África. Yo había estado dándole vueltas a la cabeza al asunto (tonteando un poco con la idea), hasta que un día, hablando con un muy buen amigo, tomé consciencia de que el Señor me pedía un compromiso más fuerte. En ese momento, me di cuenta de que había una llamada tan real y tan tangible que era imposible no escucharla…. Os puedo asegurar que, como María, lo que primero que sentí no fue precisamente “alegría” sino más bien un torrente de preguntas que ponían en mi corazón algo bastante más parecido al miedo. Esa noche, y otras muchas de las que vinieron después, no pude dormir dándole vueltas a la cabeza… sopesando mil y unas cuestiones que “tendría que solucionar”: ¿Cómo le cuento yo esto  a mi madre, a mis hermanos, a mis amigos? ¿Qué pasa con mis planes de tener un trabajo estable, de encontrar una pareja? ¿Voy a abandonar la vida en Salamanca, mis amigos, mi parroquia… con todo lo feliz que esto me hace? ¿Es que seré capaz de encajar bien esta experiencia, de vivir de cerca el dolor de los otros o, incluso, de vivir tanto tiempo fuera de casa sin todas las comodidades materiales (y también espirituales) que tengo aquí?
El Señor me estaba pidiendo algo muy muy grande y de alguna manera me decía: “Nade, sí, eso es lo que quiero para ti… quiero que te compliques la vida por Amor”…  Repito: ¿de verdad puede uno alegrarse cuando le complican la vida de esa manera?
La respuesta una vez más la encontramos en el Evangelio. Si avanzamos un poco en el texto, encontramos el momento en que el Ángel le dice a María: “nada es imposible para Dios”. Y es verdad…  En mi caso, fue el fortalecimiento de la relación personal e íntima con el Señor  lo que me fue dando la paz (y las respuestas) progresivamente.  La oración personal, el discernimiento acompañado, la vida en la comunidad y la misión con mis chavales en la parroquia sirvieron de instrumentos para que el Señor fuera eliminando los miedos y aumentando la certeza de que era aquí, en el Tchad, donde me quería. No fue un camino fácil, ciertamente, pero sí un camino muy bonito: de aprender a confiar en el Señor, de descubrir que a veces Él ha preparado para nosotros caminos que ni habíamos imaginado recorrer, de comprender que son esos caminos los que dan pleno sentido a nuestra vida. De dejar que Dios se haga presente en este mundo a través de mi vida…
Eso es lo que nos enseña el texto de hoy: el “sí” de María fue la clave para que Dios pudiera encarnarse. Ciertamente, a veces parece que Dios nos pide cosas imposibles… pero, si escuchamos atentos y le dejamos hacer en nosotros… entonces los miedos desaparecen y  descubrimos que es ahí donde tenemos que estar, que es ahí donde queremos estar… Entonces, sólo queda un sentimiento: la Alegría.
¿Por qué tengo miedo, si nada es imposible para ti?

¡Feliz Adviento!
Nade

No hay comentarios: