viernes, 31 de mayo de 2013

DÍA DE CARIDAD 2013

 
Cáritas celebra el próximo 2 de junio el Día de Caridad, bajo el lema “Juntos escribimos la historia. Vive con sencillez y otro modelo de convivencia nos hará felices”.
Por este motivo, el domingo, fiesta del Corpus, todas las parroquias de la Diócesis de Salamanca realizarán la colecta a favor de Cáritas Diocesana.
Ese mismo día, a las 18 h. se celebrará la Eucaristía en la Catedral Vieja.
Puedes consultar la memoria 2012 de Cáritas Diocesana de Salamanca y el díptico del día de Caridad 2013.
 

jueves, 30 de mayo de 2013

GRANDES CREYENTES: TITO BRANDSMA


Tito Brandsma (1881-1942) fue un hombre polifacético y creyente. Este carmelita holandés fue profesor de Filosofía y de Espiritualidad en la Universidad Católica de Nimega (de la que llegaría a ser Rector), periodista profesional y vocacional, escritor prolijo, promotor de la cultura y de la lengua de su Frisia natal, interesado por el esperanto y por el diálogo ecuménico con las iglesias orientales, experto y traductor de santa Teresa… y mil cosas más.
En 1940, cuando los nazis invaden Holanda, Tito Brandsma se vio en una situación muy comprometida y difícil, ya que tuvo que convencer a los directores de prensa católica de que no podían publicar, bajo ningún concepto, las consignas nazis contra los judíos y contra la Iglesia. Asimismo, se negó firmemente a obedecer la orden de expulsión de los niños judíos de los colegios carmelitas.
Por todo ello, fue detenido en enero de 1942 y, tras pasar por un rosario de cárceles y campos de concentración, murió en Dachau en julio de 1942. Fue beatificado por Juan Pablo II en 1985.
Tanto en la enorme actividad pastoral y cultural que llevó a cabo durante su vida, como en los duros momentos de la prisión, Tito fue siempre un hombre de fe y de esperanza y así lo supo trasmitir a sus compañeros de desdichas. El viernes santo de 1942, en el Lager de Amersfoort, subido en un cajón, el profesor Brandsma, ya muy debilitado y aterido de frío, daba a otros prisioneros una conferencia sobre la literatura mística flamencas. Pero la charla acabaría siendo una verdadera inyección de esperanza: estaban compartiendo los sufrimientos del Cristo y éste no les abandonaría. No estaban solos.
Su fe le llevaba a confiar siempre en la posibilidad de la paz, perdón y de la reconciliación. Toda su vida fue un verdadero ‘mediador’ en conflictos de muy diversa índole. Incluso, cuando ya en prisión le fue pedido un escrito para explicar por qué los católicos holandeses se oponían al nacionalsocialismo, el profesor Brandsma concluye su argumentación con una hermosa bendición: “¡Dios bendiga a Holanda! ¡Dios bendiga a Alemania! Ojalá Dios conceda a estos dos pueblos tan cercanos volver a caminar en paz y en libertad”.
En Tito Brandsma, la fe tiene dos características aparentemente contrarias: por una parte, se convierte en firmeza inquebrantable, cuando se trata de defender los derechos de los perseguidos por el régimen del nacionalsocialismo (al que, en sus clases, no había dudado en llamar neopaganismo); por otra, se convierte en humanidad entrañable y en ternura hacia las personas que tiene a su alrededor: familiares, alumnos, colegas, amigos e, incluso, hacia la joven enfermera que le administró la inyección letal en Dachau, y con quien mantuvo varias conversaciones antes de morir. Muchos años después, ella lo recordaría y testificaría en el proceso de beatificación de Tito Brandsma, destacando cómo aquel hombrecillo débil y cansado la miró con ternura y con compasión y dejó en ella una huella imborrable.
Entre los textos del beato Tito (por desgracia, muchos no traducidos en español), yo destacaría alguna estrofa del célebre poema que escribió en la cárcel de Scheveningen, ante una imagen de Jesús que había colocado en un ángulo de la celda. En este poema nos muestra su profunda vida interior y su experiencia de Dios, que le llevaba a mantener la fe y la confianza incluso en el infierno del Lager:
Feliz en el dolor mi alma se siente;
la Cruz es mi alegría, no mi pena;
es gracia tuya que mi vida llena
y me une a ti, Señor, estrechamente.
¡Quédate mi Jesús! Que, en mi desgracia,
jamás el corazón llore tu ausencia:
¡que todo lo hace fácil tu presencia
y todo lo embelleces con tu gracia!

Tomado de Pastoralsj


lunes, 27 de mayo de 2013

A TI NO TE CUESTA NADA



Un año más, con motivo del inicio de la campaña de la Declaración de la Renta, Cáritas Española vuelve a recordar a todos los contribuyentes que tienen en sus manos la posibilidad de multiplicar por dos su solidaridad si marcan conjuntamente las dos casillas de la Asignación Tributaria: la de “Fines sociales” y la de la “Iglesia católica”. “Un gesto multiplica la ayuda. A ti no te cuesta nada”. Esta es la invitación que Cáritas vuelve a lanzar a todos los declarantes para que elijan simultáneamente ambas casillas. Al hacerlo así, se destinará un 0,7 por ciento de la cuota íntegra al sostenimiento económico de la Iglesia Católica y otro 0,7 por ciento a Fines Sociales.
Además, al poner la “X” en las dos casillas, todas las acciones que desarrolla Cáritas para acompañar a las personas en situación más precaria pueden beneficiarse doblemente, tanto con los fondos económicos destinados a las ONG a través de la casilla de “Fines sociales” como con el apoyo que reciben de la Iglesia en cada diócesis.
Cabe recordar que muchos de los recursos de Cáritas proceden de la propia Iglesia, de la que forma parte. De hecho, la mayoría de programas sociales que lleva a cabo utilizan infraestructuras de propiedad diocesana o parroquial, sin los cuales no sería viable su puesta en marcha.

lunes, 20 de mayo de 2013

TIEMPO ORDINARIO




Tras la celebración de la fiesta de Pentecostés, retomamos el Tiempo Ordinario.
Los portugueses llaman al Tiempo Ordinario Tempo comum… Tiempo común, de todos y para todos.
Que el buen Dios nos aleje de lo ordinario, que hagamos de nuestro tiempo un tiempo para todos. Que vivamos el Tiempo Ordinario como el más extraordinario de los tiempos…

Fuente Pastoralsj

viernes, 10 de mayo de 2013

DAMIÁN DE MOLOKAI



Hoy 10 de mayo celebramos la vida del Padre Damián, persona santa que vivió y sirvió a los leprosos hasta morir de esa misma enfermedad.

Hasta este momento me siento feliz y contento, y si me dieran a escoger la posibilidad de salir de esta Isla curado, respondería sin dudarlo: Me quedo para toda la vida con mis leprosos”.

P. Damián

lunes, 6 de mayo de 2013

REGLAS PARA SENTIR CON LA IGLESIA




La CVX en Gran Canaria, junto a la Compañía de Jesús, organizan del 2 al 10 de agosto la posibilidad de disfrutar de un retiro de ocho días en la Casa de Ejercicios de Los Lagares, Tafira Alta, Las Palmas de Gran Canaria, en los que poder reflexionar y profundizar en las Reglas de la Iglesia, de la mano de Adolfo Chércoles sj.
Las Reglas a las que nos referimos son las que San Ignacio puso como culminación de sus Ejercicios Espirituales. No siempre nos ha resultado fácil a los cristianos este "sentido de Iglesia". Es muy importante recuperar ese sentido dada la situación de Iglesia que estamos atravesando, a 50 años de haberse celebrado el Concilio Vaticano II.
Somos conscientes de que vivimos tiempos muy difíciles para la Iglesia. También Ignacio experimentó una situación difícil respecto a la Iglesia, y mientras otros optaron por romper la comunión eclesial, Ignacio se reafirma activamente en ella desde una profunda convicción, arraigada en su propia experiencia espiritual de búsqueda, y que siempre se esforzó por transmitir a quienes se acercaban a él.

jueves, 2 de mayo de 2013

GRANDES CREYENTES: JUAN XXIII


“La Providencia me tomó de mi pueblo natal y me hizo recorrer los caminos del mundo en Oriente y Occidente junto a gentes de religiones e ideologías distintas, preocupado siempre más de lo que une que de lo que separa y provoca contrastes”.
Era ya de noche, un 11 de octubre de 1962, con una espléndida luna… La plaza de San Pedro estaba llena de gente porque esa tarde se había inaugurado el Concilio Vaticano II. El Papa no tenía pensado salir a la ventana, pero salió. No tenía pensado hablar, pero habló. Lo que dijo aquel día, hoy lo conocemos como El Discurso de la Luna:
“Volviendo a casa encontraréis a vuestros niños. Hacedles una caricia y decidles: esta es la caricia del Papa. Encontraréis también algunas lágrimas que secar, decidles una palabra buena: el Papa está con vosotros, especialmente en las horas de la tristeza y la amargura. En fin, recordemos todos, especialmente, el vínculo de la caridad y, cantando, o suspirando, o llorando, pero siempre llenos de confianza en Cristo que nos ayuda y nos escucha, procedamos serenos y confiados por nuestro camino”.
Así era el Papa Bueno. Nos recordó que la Iglesia está llamada a ser caricia, cercanía de Dios, ánimo, palabra amable, consuelo… Nos recordó que la Iglesia es 'Madre y Maestra', nos recordó que necesitamos comprometernos para alcanzar la 'Paz en la Tierra'… Y es que recordar es 'volver a pasar por el corazón', y de corazón Juan XXIII sabía mucho.
Y nos habló, sobre todo, de esperanza… de saber mirar a la realidad con los ojos de Dios.
“En el cotidiano ejercicio de nuestro ministerio pastoral llegan a veces a nuestros oídos, hiriéndolos, ciertas insinuaciones de almas que, aunque con celo ardiente, carecen del sentido de la discreción y de la medida. Tales son quienes, en los tiempos modernos, no ven otra cosa que prevaricación y ruina. Van diciendo que nuestra hora, en comparación con las pasadas, ha empeorado, y así se comportan como quienes nada tienen que aprender de la historia. Mas, nos parece necesario decir que disentimos de esos profetas de calamidades que siempre están anunciando infaustos sucesos, como si fuese inminente el fin de los tiempos. En el presente orden de cosas, en el cual parece apreciarse un nuevo orden de relaciones humanas, es preciso reconocer los arcanos divinos de la providencia divina que, a través de los acontecimientos y de las mismas obras de los hombres, muchas veces, sin que ellos lo esperen, se llevan a término haciendo que todo, incluso las fragilidades humanas, redunden en bien para la Iglesia”. (Discurso de inauguración del Concilio Vaticano II).
Iba a ser un Papa de 'transición' y hoy la Iglesia no puede entenderse a sí misma sin lo que él significó. Nos mostró lo que podemos hacer cuando damos más importancia a lo que nos une que a lo que nos separa. Nos mostró lo que podemos hacer cuando nos fiamos de Dios.
Por todo esto, y tantas cosas más, hoy le recordamos como el 'párroco del mundo'. Para este Año de la Fe, Juan XXIII es un buen compañero de viaje…

Tomado de Pastoralsj