lunes, 28 de junio de 2010

TIERRAS DEL ESPÍRITU


Recibo un poema de Benedetti cuando estoy intentando escribir sobre el Espíritu. De pronto se me confirma, una vez más, que sólo la poesía puede presentir algo de aquello que, experimentándolo, no acabamos de saber nombrar porque se sitúa más allá de la tierra de las palabras. Hildegard von Bingen llamaba al Espíritu “vida de la vida de toda criatura”. ¿Es acaso posible decir algo de aquello que está en nuestra raíz más honda, en el crecimiento de la más mínima célula y de su savia, y que es, a la vez, el impulso de la copa de nuestro árbol que aún desconocemos?
De Jesús y del Padre se hacen muchas representaciones; con el Espíritu, más que hablar de él, invocamos la relación con él: “ven”. Invitamos a venir a Aquel que está ya, al Hacedor de las transformaciones, al Posibilitador de toda relación; al Acrecentador de la vida. Me invitan a realizar un retrato sobre el Espíritu; difícil tarea, porque ¿cómo pintar al que es, en sí mismo, el Artífice secreto de todos los colores y texturas de la vida; de la belleza que conocemos y de la que aún nos aguarda?

Lee el artículo completo aquí




Tierras del Espíritu
Mariola LÓPEZ VILLANUEVA, RSCJ
Sal Terrae 97 (2009) pp. 617- 627

martes, 22 de junio de 2010

ENCUENTRO "FAMILIA Y ESPIRITUALIDAD IGNACIANA"


Todas las familias de CVX en España están invitadas a participar en el II encuentro de trabajo sobre "familia y espiritualidad ignaciana", que se celebrará desde las 17 horas del sábado día 9 de octubre hasta las 11 horas del martes día 12 de octubre, en la casa de espiritualidad del Santuario de Loyola. Los objetivos de las jornadas son reflexionar, construir y, en algunos casos, experimentar acerca de la adaptación de la pedagogía y los instrumentos ignacianos para ayudar a las familias y responder a sus necesidades. Nos sentimos llamados a ofrecer las ayudas e instrumentos de la Espiritualidad ignaciana a todas las familias, en nuestras diócesis, en nuestras parroquias, en nuestros centros de espiritualidad, escuelas de padres... allá donde se nos demande una presencia esperanzadora, constructiva y concreta para ayudar al crecimiento de la vida familiar.

Las preinscripciones pueden realizarse en el secretariado de CVX-E hasta el 30 de junio.

Más información aquí.

lunes, 21 de junio de 2010

SAN LUIS GONZAGA

Primogénito de Ferrante Gonzaga, marqués de Castiglione, quien en 1566, estando al servicio del rey español Felipe II, se casó en la capilla del Palacio Real de Madrid con Marta Tana de Santena, dama de la reina Isabel de Valois. Fue el primero de siete hijos y heredero del título.
Después de la batalla de Lepanto (1571), don Ferrante recibió el encargo de preparar 3.000 infantes para la empresa de Túnez, y se trasladó a Castelmagiore con su hijo Luis que, durante cuatro o cinco años, vivió entre los soldados. Cuando en 1573 su padre se embarcó para África, Luis regresó a Castiglione, donde, con su madre y sus hermanos, vivió una vida de intensa piedad. La peste de 1576, impulsó a su padre a llevar a sus dos hijos mayores, Luis y Rodolfo, a Florencia, cuyo gran duque Francisco de Médicis, había sido compañero suyo en Madrid. Hasta 1580, Luis y Rodolfo estuvieron al cuidado de un ayo, Pierfrancesco del Turco, quien les buscó maestros de caligrafía, latín, equitación. Cuando en 1579 Ferrante fue nombrado gobernador de Monferrato por el duque de Mantua Guillermo Gonzaga, hizo conducir a sus hijos a la corte ducal. En Mantua, la duquesa Leonor de Austria cuidó a Luis como una madre. Una dolencia hepática le obligó a seguir severas dietas, que le ayudaron en su vida de penitencia. A los 12 años recibió allí la primera comunión de manos de San Carlos Borromeo que se encontraba de visita por la región de Brescia.
En 1581, su padre se trasladó a Madrid como parte del séquito de la ex emperatriz María de Habsburgo, hija de Carlos I y viuda de Maximiliano II; Luis y Rodolfo serían pajes del príncipe don Diego, heredero de Felipe II. En la corte de España el Libro de la oración y meditación de Luis de Granada fue su guía de vida interior, al paso que recibía lecciones de ciencias del Dr. Dimas de Miguel, amigo de Juan de Herrera.
Estudió letras, ciencias y filosofía, leyó textos religiosos que le hicieron tomar la decisión de entrar en la Compañía de Jesús. Los esfuerzos de su padre por retenerlo, confiándole delicados asuntos de su familia en Lombardía, no consiguieron nada. El 2 de noviembre de 1583, en el palacio de los Gonzaga de Mantua, cedió a su hermano Rodolfo todos sus derechos como primogénito, añadiendo: “¿Quién de los dos es más feliz?; ciertamente, yo”. Dada la importancia estratégica del marquesado de Castiglione, fue necesario que la cesión fuera aprobada por el Emperador.
El 25 del mismo mes entraba en el noviciado jesuita de Roma. Siguieron luego los estudios de filosofía y teología. En 1587 recibió las órdenes menores.
Dos años después, su director espiritual, Roberto Belarmino, le comunicó la orden del padre general Claudio Acquaviva de trasladarse a Castiglione para poner paz entre Rodolfo y el duque de Mantua en sus disputas por el castillo de Solferino, a petición de las madres de entrambos. Lo consiguió y, además, indujo a Rodolfo a hacer público su matrimonio clandestino con Elena Aliprandi, sin dar importancia a las diferencias sociales.
En 1590-1591 la peste hizo estragos en Roma, cusando miles de muertes entre ellas la de los papas Sixto V, Urbano VII y Gregorio XIV. Luis atendió con heroísmo a los apestados en S. Giacomo degli Incurabili, en San Juan de Letrán, en S. María de la Consolación, y en el hospital improvisado junto a la iglesia del Gesú, donde contrajo la enfermedad. En la madrugada del 21 de junio de 1591 moría a los 23 años, tras una vida rica en experiencias. Reconocía que “el Señor le había dado un gran fervor en ayudar a los pobres”, y añadía: “cuando uno tiene que vivir pocos años, Dios lo incita más a emprender tales acciones”.

martes, 15 de junio de 2010

ASAMBLEA FINAL CVX EN SALAMANCA


El próximo sábado 19 de junio, la CVX en Salamanca celebrará su Asamblea Final. Será a las 18:00 h en nuestras salas, con el siguiente orden del día:

1º.- Oración comunitaria.
2º.- Memoria del curso que finaliza en clave de agradecimiento al Señor por tanto bien recibido.
3º.- Evaluación del curso partiendo de las resonancias que haya suscitado en nosotros la lectura en clave de oración de los objetivos que nos proponíamos como comunidad al comienzo del curso.
4º.- Explicación del proceso a seguir en la elaboración de los campos de misión de nuestro PAL y presentación de un borrador de ficha para su concreción.
5º.- Informe de Tesorería.
6º.- Otras informaciones de interés.

Para finalizar la Asamblea, celebraremos juntos la Eucaristía a las 20:00 h, en la que daremos gracias por este año y celebraremos la vocación que nos une.
Después iremos juntos a cenar para celebrarlo. Os animamos a vivir estos días de preparación con intensidad y que la asamblea sea un encuentro gozoso para todos.

lunes, 7 de junio de 2010

DIOS COTIDIANO


¿Es que te escondes
o acaso sigo un mapa erróneo?

Quizás deba dejar de esperar
a lo especial,
a lo sublime, lo superlativo,
lo excepcional.

y buscarte en las horas quietas,
en las conversaciones intrascendentes,
en las palabras casuales,
en las lecturas sin huella,
en las letras minúsculas de mi historia;
buscarte en lo prosaico,
en los mensajes con motivo,
en las tardes perdidas,
en los trabajos con fecha de caducidad,
en los días grises,
en los sentimientos ligeros,
en los fracasos sin lágrima
y los aciertos sin acta.

Quizás, sin yo notarlo,
eres compañía discreta
en los viajes de trabajo,
luz suficiente en paisajes olvidables
silencioso eco en la oración callada,
fuerza justa en la lucha de cada día,
roce casual en el esfuerzo compartido.

¿Dios escondido?
O revelado en el envés menos brillante
de la vida.


José María R. Olaizola, sj

sábado, 5 de junio de 2010

CORPUS CHRISTI


En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: “Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado”. Él les contestó: “Dadles vosotros de comer”. Ellos replicaron: “No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío”. Porque eran unos cinco mil hombres. Jesús dijo a sus discípulos: “Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta”. Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.
Lc. 9, 11-17