miércoles, 25 de febrero de 2009

CUARESMA 2009

El Papa Benedicto XVI nos invita a centrar la Cuaresma que hoy comenzamos en el ayuno, que ayuda a superar nuestro egoísmo para abrir el corazón al amor de Dios y del prójimo (ver su Mensaje para la Cuaresma 2009). La Cuaresma nos recuerda los cuarenta días de ayuno que el Señor vivió en el desierto antes de emprender su misión pública. El desierto es todo lugar o situación que favorece el encuentro con Dios y el conocimiento y cumplimiento de su voluntad, porque en el desierto se hace más patente la verdad, ayuna de todo lo superfluo.
Entre las múltiples acciones para esta Cuaresma, os invitamos a uniros a la campaña “40 días con los 40 últimos”, organizada por los marinistas. En su web podéis registraros, y cada día de la Cuaresma recibiréis un mail que os ayudará a dedicar cada día de la Cuaresma a los que menos tienen, a los 40 últimos países del Índice de Desarrollo Humano de la ONU.
“Este año cada día de la campaña está centrado en una carta de una persona del país correspondiente. En todos los casos son cartas escritas expresamente para la campaña en las que se ha pedido a sus autores que nos hablaran un poco de su tierra, de su situación personal y de qué les gustaría decirnos a los países del Norte. Todos ellos han tenido plena libertad para expresarse y contar en su carta lo que han estimado oportuno, sabiendo que estaban escribiendo directamente a los habitantes de un país desarrollado y que serían leídos por estos”.
En el libro en el que se recogen esas cartas, "Cartas del Sur al Norte", colabora Entreculturas.

lunes, 16 de febrero de 2009

DEL AUTOBÚS ATEO

Lo primero fue la sorpresa herida; luego la pasión escandalizada; luego, la indiferencia. Falta aún un último peldaño: la admisión tranquila del democrático “hagan juego señores”. Ésta ha sido –para bien de todos- la reacción de la ciudadanía católica y cristiana antes los autobuses que, a partir de Barcelona, pretenden pasearse por varias ciudades españolas enarbolando a modo de slogan un “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”.
La iniciativa de una campaña tan peculiar surgió en Inglaterra el verano pasado. España se ha apresurado a copiarla y ya se anuncia que otras naciones europeas y latinoamericanas están dando los primeros pasos para subirse al mismo carro, ¡perdón! al mismo autobús que intenta propagar el ateísmo. Lo más sensato es tomarse la cosa a broma. ¡La sangre no llegará al río! Por el momento, hay que agradecer a los impulsores de esta campaña el detalle de no negar taxativamente la existencia de Dios. Muy elegantemente la niegan como mera probabilidad.
Que las asociaciones de ateos y librepensadores se hayan lanzado por estos derroteros, es algo que pertenece al juego más elemental de una democracia. Si los que creemos en Dios salimos a las calles una y otra vez con nuestros mensajes y ofertas, justo es reconocer que a la calle puedan salir también quienes se profesan ateos. Uno se imagina que más de una campaña cristiana herirá los sentimientos de los librepensadores.
Tal vez el dichoso slogan, a juzgar por su segunda parte, no tenga nada que ver con reflexiones de talante filosófico y humanista, propias del ateismo de los siglos XVIII Y XIX. Tal vez ese “deja de preocuparte y disfruta de la vida” sea tardío reflejo de traumas de infancia, de la adolescencia y de la primera juventud. Por ahí andan las declaraciones de uno de los responsables de la campaña en Barcelona. Se refirió al infierno como gran preocupación en el corazón de no pocos; preocupación que, para arrancarla de raíz, tendría que negar la existencia de Dios.
A los creyentes en Dios nos toca reconocer que hubo un tiempo –ya venturosamente superado- en el que la formación religiosa se aprestó a presentar un rostro de Dios de muy más que dudosa inspiración evangélica. Dios era, antes que nada, un juez implacable. Su presencia tomaba la forma de un ojo al que no se le escapaba el menor detalle –incluso el menor pensamiento- de la vida de cada hombre. Era un Dios que parecía más dado a machacar al hombre viviente que a salvarlo… Así las cosas, ¿extrañará que haya por nuestras calles y plazas gentes que buscan la liberación de su espíritu a base de afirmar que “probablemente” Dios no existe?
Y dígase lo mismo, más o menos, del disfrute de la vida. Parecía en tiempos pasados que vivir la vida a pleno pulmón era apartarse de Dios. Ha habido, por desgracia, una cierta espiritualidad que propugnaba la denominada fuga mundi, huida del mundo. Esto, nos guste o no hoy, es innegable. ¿Cabe –con perdón- mayor burrada? ¿Cabe una postura más contraria al Evangelio? El cristianismo es una religión que persigue dar pan al que de pan carece y agua al que tiene sed. Es una religión de solidaridad, que llora con los que tienen motivo para llorar y… ¡qué ríe, y canta, y baila con los que están alegres!
“Deja de preocuparte y disfruta de la vida”, dice, ufano, el slogan de los autobuses ateos. Y, entonces, ¿quién se cuidará de dar de comer a los hambrientos que en estos tiempos se arremolinan a las puertas de los comedores de Cáritas? ¿Quién se volcará en un derroche de afecto sobre los enfermos terminales de SIDA? ¿Quién acompañará a los ancianos que se encaminan, solos, al término de sus vidas?
Hay que vivir la vida, hay que gozarla, hay que disfrutarla; sin duda. Pero quien quiera ser de verdad hombre, y, más aún, quien quiera ser realmente seguidor del Jesús que “pasó haciendo el bien”, tendrá que gozar la vida a una con los demás. A los creyentes nos molesta el slogan de los ateos porque milita contra una muy concreta fe cristiana que ya, por fortuna, ha dejado de existir.

Fuente: Manuel de Unciti, 21rs. La revista cristiana de hoy, nº 918, Febrero de 2009, pp. 30-32

martes, 10 de febrero de 2009

PLAN DE UNIDADES DE PASTORAL EN LA DIÓCESIS DE SALAMANCA

El pasado 25 de enero Monseñor Carlos López, Obispo de Salamanca, firmaba el Decreto de aplicación del Plan de Unidades de Pastoral, lo que supone una gran reestructuración del mapa diocesano salmantino. Un largo camino, el que se inicia a partir de ahora, para afrontar los grandes desafíos de la nueva evangelización.

¿Qué son las Unidades de Pastoral?
“La Unidad de Pastoral de referencia es la Parroquia”. “Una nueva forma de organización pastoral…”. “Una etapa intermedia y necesaria de transición entre la actual organización parroquial y una nueva configuración de parroquias acomodada a las actuales circunstancias sociales y religiosas….y al ideal de una nueva pastoral misionera”. “Formas de organización pastoral de carácter transitorio, que en principio están llamadas a terminar en su transformación en parroquia”.

¿Por qué las Unidades de Pastoral ahora?
“En la actualidad, la delimitación territorial de nuestras parroquias necesita ser modificada, tanto en la ciudad como en el mundo rural. La despoblación del medio rural y el envejecimiento de los habitantes han tenido como resultado la existencia de numerosas parroquias que no tienen base social humana suficiente para constituir una comunidad estable…”. “La escasez y envejecimiento de los sacerdotes no permite garantizar en el futuro inmediato a las actuales parroquias la asignación de un párroco que, como pastor propio, realice en cada una de ellas todas las funciones propias del oficio parroquial, ni siquiera la más central de ellas, que es la celebración dominical de la Eucaristía”. “También en la ciudad es necesaria una nueva delimitación territorial de las parroquias… de modo que no se ofrezcan de forma innecesaria los servicios pastorales”. “En la Diócesis de Salamanca las Unidades de Pastoral surgen porque no podemos garantizar en el futuro a todas las parroquias actuales la atención pastoral que es propia de una parroquia. Dada la escasez de sacerdotes, ha de disminuir el número de parroquias”.

¿Qué cambia a partir de ahora?
“La integración de las actuales parroquias en una unidad pastoral más amplia…”. “Nuestro proyecto incluye la creación de los equipos pastorales”. “Esto supone el cambio de una concepción de la parroquia como entidad autónoma y aislada, a la parroquia integrada en la pastoral orgánica del arciprestazgo y de la diócesis, así como abrir cauces para la participación efectiva de los fieles en la misión de la Iglesia”. “Como norma general, orientamos los diversos modelos iniciales de Unidades de Pastoral hacia su conversión final en Parroquias, a lo largo de un proceso de pedagogía pastoral paciente y no apresurado”. “Cuando se estime alcanzada la meta de la configuración íntegra y consolidada de cada Unidad de Pastoral, se iniciará el procedimiento establecido en el Derecho Canónico para su transformación en una única Parroquia o en el número más conveniente de ellas”.

En consecuencia, el Obispo de Salamanca
“Por el presente Decreto apruebo el Plan de Unidades de Pastoral, con los mapas de las Unidades de los doce arciprestazgos y la relación de parroquias integradas en cada unidad, y ordeno que el proceso de su aplicación se inicie a partir de la fecha de este Decreto, de acuerdo con las Orientaciones para la Constitución de las Unidades de Pastoral, dadas por el Vicario de Pastoral”.

UNIDADES PASTORALES
Arciprestazgos 1 – 4 (Ciudad y Alfoz)
(Una de las antiguas parroquias asumirá el papel de núcleo principal y las demás serán iglesias de culto)

Arciprestazgo 01. San Juan de Sahagún
- La Purísima, San Sebastián y San Martín
- San Juan de Barbalos, San Marcos, El Carmen y San Juan de Sahagún
- María Auxiliadora
- Sancti Spiritus y San Pablo
- Milagro de San José

Arciprestazgo 02. Santa Teresa
- San Juan de Mata
- Santa Teresa y Cristo Rey
- Jesús Obrero
- Ntra. Sra. de Lourdes, María Mediadora y San Juan de Ribera
- Villamayor
- Villares, Monterrubio, San Cristóbal y Aldeaseca de la Armuña

Arciprestazgo 03. Ntra. Sra. de la Vega
- Santo Tomás de Villanueva y Fátima
- San Mateo y La Anunciación
- La Asunción, Cabrerizos, Castellanos y Moriscos
- San Isidro, Nombre de María y San Francisco y Santa Clara

Arciprestazgo 04. San Pedro Apóstol
- Ntra. Sra. de los Dolores
- Sagrada Familia y Aldeatejada
- San Pedro Apóstol, María de Nazaret y Doñinos
- Santa Marta
- Carbajosa, Calvarrasa de Arriba y El Encinar
- Arapiles, Cilleros el Hondo, Las Torres, Miranda de Azán, Morille, Mozárbez, San Pedro de Rozados y Sto. Tomé de Rozados.
----
Extracto del Decreto de aprobación y aplicación del Plan de Unidades de Pastoral, firmado por Mons. Carlos López, Obispo de Salamanca, el 25 de enero de 2009.

lunes, 2 de febrero de 2009

HASTA PRONTO


Tras varios años compartiendo vida en este pequeño rincón, nuestros compañeros de Comunidad Javi y Sylvia, junto a sus pequeños Raúl y Sayen, emprenden una nueva etapa del camino. Será en Chile… tan lejos, y al mismo tiempo tan cerca del corazón para todos los que formamos la CVX en Salamanca.
Javi, Sylvia, Raúl, Sayen, gracias por lo compartido en estos años y por formar parte de los nombres que guardamos, y guardáis, en el corazón.


Al final del camino me dirán:
- ¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
abriré el corazón lleno de nombres.

Pedro Casaldáliga