lunes, 19 de enero de 2009

SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Al menos una vez al año, muchos cristianos toman conciencia de la gran diversidad de formas de adorar a Dios, se conmueven y caen en la cuenta de que no es tan extraña la manera en que el prójimo rinde culto a Dios. El acontecimiento que desencadena esta experiencia única se conoce como la Semana de oración por la unidad de los cristianos, que se celebra tradicionalmente del 18 al 25 de enero. Durante este período, se organizan oficios ecuménicos especiales. En Salamanca el Secretariado diocesano de Ecumenismo ha preparado las siguientes celebraciones:
  • 18 de Enero: Eucaristía en la parroquia de La Purísima, a las 13.00 horas.
  • 19 de Enero: A las 20.30 h. en la parroquia de San Marcos, Divina Liturgia en Rito Bizantino, presidida por el P. Rogelio Sáez Carbó, de la Iglesia Ortodoxa Griega.
  • 20 de Enero: Oración ecuménica dirigida por el grupo de Taizé, a las 20.00 h. en la iglesia de las Esclavas de la calle Azafranal.
  • 21 de Enero: A las 19.30 h. en la Capilla de la UPSA, oración por la Unidad en diversos Ritos.
  • 22 de Enero: Eucaristía a las 20.00 horas en la parroquia Mª Mediadora.
  • 23 de Enero: Eucaristía a las 20.00 horas en la parroquia de San Martín.
  • 24 de Enero: A las 20.00 h. Eucaristía en los Padres Carmelitas de la Calle Zamora.
  • 25 de Enero: Eucaristía en la parroquia del Carmen presidida por el Sr. Obispo, Mons. Carlos López.

miércoles, 14 de enero de 2009

CON LO ANTIGUO Y CON LO NUEVO…

Hay cristianos a los que en algunos ámbitos eclesiales se les denomina “cristianos sociológicos”, ya que la fe cristiana no es algo nuclear o sustancial en su vida, sino accesorio y complementario. Son, en el fondo, personas que "recuerdan ser cristianas". A ellas dedica su colaboración José Francisco Arrondo en el último número de la revista Sal Terrae...

martes, 6 de enero de 2009

EPIFANÍA

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo”. Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: "En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: «Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel»”. Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: “ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo”. Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Mt. 2, 1-12